Particulares talan ilegalmente el bosque para hacer una brecha a sus propiedades

Derribaron casi 2 mil árboles para abrir una brecha de terracería que conduce a sus propiedades adquiridas por medio del despojo y la violencia

Guadalupe y Calvo.- A todos los abusos e ilícitos cometidos por Cornelio y Aurelio Alderete, que las comunidades de Mesa Colorada, Cordón de la Cruz, Tuáripa y El Tepozán ya han denunciado, se suma la construcción de una brecha de terracería de aproximadamente 8 kilómetros de largo por 4 metros de ancho, desde el rancho el Cordón de la Cruz hasta el rancho el Táscate, para lo cual usaron un Caterpillar propiedad del Gobierno del Estado, de la Secretaría de Desarrollo Rural, misma que fue facilitada por el Presidente Seccional de Baborigame.

En la construcción de la brecha, se destruyeron parcelas de siembra de cultivo maíz, así como cercos de alambre de púas de familias indígenas; los mencionados caciques, hicieron la brecha de terracería sin permiso alguno, sin tener autorización de cambio de uso de suelo, derribando más de mil 800 pinos, encinos, táscates y demás flora propia del bosque virgen de esa región; la obra, se realizó al amparo de la solicitud de enajenación de terrenos que hicieron ante la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU).

Ante estos hechos se presentó una denuncia popular ante la PROFEPA, la cual fue registrada bajo el número de expediente PFPA/15.7/2C.28.2/00031-17; en la primera semana de julio de 2017 se llevó a cabo la inspección forestal por parte de PROFEPA en los terrenos denunciados. Extraoficialmente se sabe que se encontraron irregularidades consistentes en la apertura de dos tramos de camino, el primero con un ancho de 4 metros por 4,200 metros de largo y la segunda de 6 metros de ancho por 2,300 metros de largo, además del cambio de uso de suelo, de aprovechamiento forestal, consistente en el derribo de pinos que se encuentran tirados a lo largo del camino.

Los caciques denunciados, no sólo han intentado despojar de sus posesiones a las comunidades  indígenas y han robado el ganado de las familias tepehuanas, sino que además, han destruido patrimonio ambiental de la región, con maquinaria propiedad del Gobierno del Estado.

La influencia de los Alderete Arciniega ha llegado a convertir en sus cómplices a personal adscrito a la Dirección de Terrenos Nacionales de Oficinas Centrales de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), quienes a la hora de hacer las mediciones de los terrenos, les negaron a las comunidades indígenas la oportunidad de señalar dónde están sus posesiones y los despojos de los que han sido objeto por parte de los hermanos Alderete.

Una brigada de ingenieros, a cargo del Subdirector de Terrenos Nacionales  Pedro Gutiérrez Razo y los ingenieros Juan Carlos Escalante Rezendez y Alfredo de la Peña Montoya, se trasladó el 29 de agosto a Baborigame para llevar a cabo los trabajos previos de medición y la notificación a los colindantes de los predios; los ingenieros llegaron en el vehículo particular de los Alderete Arciniega en su compañía, y en un rampante acto de discriminación, impidieron que los indígenas participaran en los trabajos de medición, por lo que sólo los caciques determinaron los trazos y lugares donde se debían realizar las mediciones.

Con engaños, el personal de oficinas centrales de la SEDATU lograron que las comunidades indígenas salieran de su territorio el 30 de agosto, para que los ingenieros hicieran las mediciones indicadas por los caciques, las cuales por cierto, no corresponden a la solicitud que originalmente hicieron ante SEDATU y declararon falsamente que unas mojoneras (marcas) ahí encontradas, tenían más de 4 años, cuando tenían sólo 4 días.

En este recorrido iban el Secretario del Comisariado del Ejido Baborigame y representantes de la Comunidad de Tuáripa; sin embargo, la brigada de SEDATU en ningún momento tomaron en cuenta las observaciones que les hacían; inclusive, al suplente del Presidente del Comisariado de Bienes Comunales de Tuáripa lo abandonaron en un paraje, ante la insistencia de él en señalarles que estaban midiendo mal los predios y con ello invadiendo parte del territorio correspondiente a la Comunidad Agraria.

Por lo anteriormente expuesto, las comunidades indígenas denunciantes dan a conocer:

  • Que todas las agresiones perpetradas por Cornelio y Aurelio Alderete, así como por sus otros familiares y trabajadores (pistoleros) son de conocimiento del Mecanismo de protección para personas defensoras y periodistas de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), al cual se incorporaron miembros de la comunidad.
  • Que las comunidades deslindan del daño al patrimonio ambiental a los ejidatarios y representantes del ejido Baborigame, porque al igual que las comunidades indígenas, han sufrido la prepotencia, y el despojo de los hermanos Alderete Arciniega.
  • Que hacen un llamado a la PROFEPA para que concluya la investigación, sancione a quienes hicieron el daño ecológico y denuncie dichos ilícitos a la autoridad correspondiente.
  • Que las comunidades hacen un llamado al Consejo ciudadano de buen gobierno de Baborigame a que expulse del mismo a Cornelio Alderete, pues tiene carpetas de investigación  en proceso por todos los crímenes y agresiones ya denunciadas.
  • Que piden a la institución competente, investigue por qué se prestó maquinaria de propiedad pública a particulares cuando no tenían ningún permiso, ni cuentan con autorización de cambio de uso de suelo.
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.